La compra de una vivienda es un paso importante, tanto en el ámbito personal como económico. Se trata de una decisión que puede afectar tus costumbres y calidad de vida, así como tus relaciones a todos los niveles.

Además, probablemente, es para la inmensa mayoría de las personas la mayor inversión que puedan hacer en mucho tiempo.

FACTORES BASICOS A TENER EN CUENTA A LA HORA DE ELEGIR VIVIENDA:



Elementos que influyen en el precio:


La situación, las dimensiones y la orientación son los factores que más condicionan el precio de una vivienda. La estructura, los acabados, los aislamientos y las instalaciones influyen en el precio del piso, pero aún más, el número de cuartos de baño, los acabados de la cocina y si tiene o no calefacción. Si la vivienda es de segunda mano es muy importante el estado general en que se encuentra, y si es necesario hacerle reformas o no.

El precio de la vivienda es proporcional a su superficie y, por ello, se debe tener en cuenta que hay distintos conceptos de superficie.
Superficie útil:

Es la suma de las superficies de todos los espacios de la vivienda sin incluir el grosor de las paredes (tabiques, muros, etc.). Normalmente, se entiende por superficie útil, el espacio interior de la vivienda y de los balcones que computan al 50%. La de azoteas y patios se indican por separado, aunque a veces, se incluye alguna de ellas.
Superficie construida propia:

Es la suma de la superficie útil más la suma de toda la superficie de tabiquería, muros, etc. y, a veces, la de patios y conductos de ventilación.

Superficie construida con inclusión de parte proporcional de zonas comunes:
Incluye la superficie construida de la vivienda y la parte proporcional de los espacios comunes del edificio (portería, terrazas, escalera, azotea, patio o jardín comunitario, etc.) que le corresponden según la cuota de copropiedad.

Una vivienda antigua puede constituir una buena oportunidad de compra, pero posiblemente será necesario reformar alguna parte de la misma para adecuarla a tus deseos personales o necesidades. La compra de un piso en construcción o sobre plano puede suponer un ahorro, al mismo tiempo que te permite realizar cambios respecto al proyecto inicial.

LA SITUACION

La zona o barrio

La elección del barrio o de la zona condiciona el precio de compra de la vivienda, los gastos futuros y la calidad de vida de toda la familia. Por lo tanto, es importante que analices objetivamente los siguientes factores:

a) Los desplazamientos:
- La distancia se encuentra la vivienda del trabajo, los colegios, etc.
- Si hay transportes públicos
- Si hay suficientes zonas de aparcamiento para vehículos

b) Servicios y comodidades en la zona:
- Ver si hay comercios, mercados, escuelas, servicios sanitarios, parroquias, cines y restaurantes ...

- Ver si hay espacios verdes destinados a niños y a personas mayores

c) Posibles cambios en el barrio:
Los cambios debidos a planes urbanísticos o a la construcción de obras públicas pueden perjudicarte o beneficiarte. El Ayuntamiento te facilitará información acerca de proyectos eventuales, inmediatos o futuros, que puedan afectar a la zona.

Ubicación

Es conveniente que antes de tomar una decisión, visitar todas las viviendas que se pueda. Así, se podrá comparar y elegir con cierto criterio. Vale la pena tener en cuenta los siguientes aspectos:

d) Orientación:
Las viviendas orientadas hacia el interior de la manzana son más silenciosas que las orientadas hacia la vía pública. ¿Dispone de una buena iluminación natural? ¿Cuántas habitaciones tienen ventanas exteriores? ¿Te gusta la vista? ¿Puede verse el interior desde otros edificios o desde la calle? ¿Da el sol por la mañana o por la tarde? ¿Existe la posibilidad de que otros edificios nuevos condicionen las ventajas actuales?

e) Dimensiones y distribución:
Comprobar que los metros cuadrados y las habitaciones, así como su distribución se adaptan a las necesidades del comprador.

f) Cambios y mejoras:
No debes olvidar añadir al precio de la vivienda el coste de las reformas o mejoras que te gustaría hacer.

EL EDIFICIO

La calidad de la construcción

g) Mediante un sencillo y minucioso examen, puedes obtener garantías razonables sobre la seguridad, solidez y calidad de la construcción de la vivienda.

h) Conviene tener en cuenta ciertos aspectos: los defectos en la estructura o en los cimientos, que generalmente se detectan con la aparición de grietas y humedades, no se podrán comprobar hasta pasado un cierto tiempo desde la construcción del edificio.

Las instalaciones

· De la vivienda, conviene comprobar:

i) El aislamiento térmico:
Para conseguir un mejor confort y ahorrar energía, es preciso que compruebes el aislamiento de la vivienda respecto a la temperatura exterior.

j) El agua:
Comprueba que los diferentes grifos pueden abrirse simultáneamente sin que por ello se pierda excesivo caudal de agua. Verifica que el sistema para obtener agua caliente se adapta a tus necesidades.

k) El gas:
En primer lugar, es fundamental comprobar si la vivienda dispone de gas natural, gas ciudad o butano, y si la instalación se ajusta a la normativa oficial. Si no es así, la compañía te pedirá, como requisito indispensable, que hagas las adaptaciones necesarias.

l) La electricidad:
Observa si existen tomas de tierra para electrodomésticos, aparatos de calefacción o aire acondicionado.

m) La calefacción:
Si hay calefacción ver que sistema tiene (eléctrico, radiadores de gas, de aire caliente, etc.) y si es central o individual.

La calidad de los acabados

·¿Qué debe tenerse en cuenta?

En primer lugar, observa si los acabados te gustan: pintura, solados, alicatados, etc., y comprueba su calidad y colocación.

n) Los huecos al exterior:
Las puertas y ventanas deben proporcionar luz, ventilación, vista y paso, un buen aislamiento térmico y acústico, además de evitar la entrada de agua.

o) Las humedades:
La aparición de humedades se debe, principalmente, a defectos de impermeabilización, a fugas en las instalaciones, a deficiencias en el aislamiento térmico, a un mal ajuste de las aperturas hacia el exterior y a la existencia de grietas.

INFORMACIÓN LEGAL

Una vez elegida la vivienda, es fundamental obtener el máximo número de datos sobre la misma, para ver si lo que le ofrece el vendedor coincide con la realidad.

Aspectos a tener en cuenta:


- Las características de la vivienda en sí misma.
- Cargas y gravámenes que la puedan afectar.
- Certificado del administrador que demuestre estar al corriente del pago de los gastos comunitarios y
- Verificar que también se está al corriente del pago de los tributos. El registro de la propiedad

El Registro de la Propiedad es una institución pública que tiene como finalidad primordial dar a conocer a cualquier persona interesada además de quién es el propietario de la vivienda que desea comprar, si hay algún tipo de carga o gravamen, como por ejemplo hipotecas, embargos judiciales o similares.

Las normas urbanísticas

Las normas urbanísticas regulan la ordenación de un territorio determinado. Se puede conocer la situación urbanística que puede proporcionarte información acerca del inmueble en que se encuentra la vivienda. Se trata de un certificado, expedido por el Ayuntamiento, en el que consta la situación urbanística del inmueble e información sobre si está afectado por lo establecido en el plan urbanístico correspondiente.

Diferentes tipos de Contratos

·Contrato de opción de compra:
Tener derecho de opción a compra sobre la vivienda que en principio le interesa, es una ventaja para usted. Le permite disponer de un margen de tiempo para decidirse, para buscar otra mejor, para conseguir el dinero que necesita, para vender bienes personales que le ayuden a financiarla, etc.
Para tener este derecho, el vendedor solicita normalmente una determinada cantidad de dinero, pactada entre los dos, que puede considerarse como una prima que hay que satisfacer para tener derecho de opción a compra. Tenga en cuenta que si después del plazo fijado usted no compra la vivienda, el vendedor puede retener la cantidad indicada en concepto de prima de derecho a opción, si lo establecieron de este modo.

·Contrato de arras:
Las arras o fianza es una cantidad de dinero que no llega al precio total y que entregas al vendedor como garantía de que cerrará la operación en un plazo determinado.

·Contratos de compraventa:
Los contratos de compraventa son los redactados previamente por una de las partes, a fin de que la otra parte acepte unas determinadas condiciones. Se deben analizar las cláusulas del contrato, fundamentalmente las que explican quién deberá hacerse cargo de los gastos y de los impuestos derivados de la compra, y los derechos y obligaciones de las partes. La Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios protege los derechos del comprador y establece, con carácter general, qué requisitos deben cumplir las cláusulas y condiciones generales en este tipo de contratos.

·La firma de la escritura pública:
La firma de la escritura significa la culminación de todo el proceso de adquisición de una vivienda. Después de la firma, se adquiere la propiedad, que posteriormente se hace público frente a terceros mediante la inscripción en el Registro de la Propiedad.

·La Financiación:
El precio de la vivienda y, especialmente, la manera de obtener el dinero para llegar a pagarla es, en general, el factor más importante.